video
play-rounded-fill

Acné

El acné es ese eterno enemigo de la piel, que puede aparecer en cualquier momento, cualquier lugar y en cualquier tipo de piel.

El acné es una afección de la piel que se manifiesta con la aparición de distintos tipos de bultos, protuberancias o granos.

De hecho, en España el 80% de la población sufre de acné. Esta patología tiene una repercusión a nivel social y estético en el paciente.

El acné tiene distintas etapas en la piel:

– Pre-inflamatoria: se manifiesta en forma de espinillas.

– Inflamatoria: aparecen diversas lesiones en la piel

Post-inflamatoria: surgen signos de hiperpigmentación y cicatrices.

A la mayoría de la gente el acné le desaparece prácticamente por completo cuando abandona la etapa de la adolescencia.

Dentro de esta patología podemos encontrar distintos tipos de acné:

Neonatal: se trata de una fase inflamatoria que suele durar entre 3 y 4 meses en el bebé.

Infantil: el acné aparece entre los 1 y 7 años del paciente.

Puberal: suele aparecer debido a efectos hormonales.

Post-adolescente: acné persistente. Además, es el acné que ha sufrido el paciente y que arrastra hasta la edad adulta.

Tratamientos contra el acné

A diferencia del acné juvenil, que se caracteriza por la aparición de numerosos pequeños granos, en los adultos aparecen pocos granitos, pero pueden originar surcos y cicatrices en la piel.

Por lo tanto, existen tratamientos tópicos y una amplia variedad de tratamientos médicos que ayudan a luchar contra el acné.

Algunos de los tratamientos médicos de los que hablamos son:

Láser: consigue remodelar la superficie de la piel a través de la luz del láser que emite en múltiples micropuntos.

Peelings: consigue mejorar la piel que ha sufrido de acné. El tipo de peeling se selecciona dependiendo de la piel del paciente.

Por otra parte, en Sesderma contamos con productos específicos para tratar las pieles con tendencia acneica, como la Línea Salises.

Salises hidrata, ayuda a regular la secreción de sebo y elimina las impurezas, brindando una sensación de frescor inmediata.

Además, para evitar esta afección de la piel en adultos recomendamos: extremar la limpieza facial, evitar el tabaco y seguir una dieta saludable.

Y recuerda… “Cuida tu piel”